13 (bien). Aprender a testar: pasos básicos

Testar como forma de anticipación práctica y directa

(Este nuevo email corrige el enlace con el vídeo sobre cómo usar el péndulo)

Testar te permitirá acceder a una información de la que habitualmente no eres consciente porque tu mente la “deja fuera” por educación. El testeo te ayudará a ver otro punto de vista para ayudarte a tomar decisiones.

Resumen

“Aprende a testar” es un curso online en 3 entregas, que recibes si te has dado de alta en este boletín. El curso te acercará a la técnica a través dos vías; una a través del uso de un péndulo y otra vía a través de las manos, ambas de forma práctica y directa.
Las tres entregas tocarán los 3 aspectos que debes conocer para practicar tus testeos: 1º “los pasos básicos para testar”, 2º “lo que hay detrás de los testeos y 3º, “ordena la información testada”.
El objetivo de este primer email:
Acercarte a la práctica de la técnica de testar de manera que puedas ya sea empezar desde cero, sea completar o sea ampliar el conocimiento que ya posees sobre la técnica.
El propósito de este email:
Iniciarte en el proceso mental de ponerte en contacto consciente con una información que tu propio inconsciente mantiene pero que ha desechado por considerarla poco relevante para tus procesos conscientes.
Lo que tienes en contra:
El desconocimiento de tus procesos mentales, como ser humano que eres y la poca información adicional y actualizada que existe hoy sobre la conexión entre la mente, el inconsciente y los aspectos espirituales humanos.
Lo que esperar del email:
Una sencilla guía que defina tu trabajo al testar, evitándote divagaciones y prácticas que no producirán los resultados útiles, eficientes y claros que necesitas.

Testar, una técnica de crecimiento personal

Como una buena amiga sugirió hace poco, enseñar a testar es una necesidad a la que se debe dar respuesta y tenía razón, así que aquí está, la posibilidad de acercarte a la técnica para que puedas valorarla, utilizarla y ver te viene bien utilizarla.

Este primer email lo centraré en información que te permita comenzar a trabajar, en lugar de explicarte qué es o de dónde viene el testeo, porque la manera en que me gusta enseñar es “haz primero, aprende los detalles después”.

Pero ¿que es testar?

Es una técnica que te permite convertirte en testigo consciente de otros puntos de vista de tu propio pensamiento inconsciente a la vez que te permite acceder a las características que desconoces de las circunstancias que vives o hayas vivido, tomando en cuenta que la información que obtengas en ningún caso se considera definitiva.

En palabras sencillas, eso significa que testar se centra básicamente en preguntar. Y esta es su maravilla, a la vez que su único escoyo. Te lo digo porque lo de “se centra en preguntar” creo que es entendible y, por poco que conozcas, podrás imaginar lo útil que puede ser. Pero, por alguna razón, hay personas que se centran en “saber” quién responde, lo que mediatiza y sesga toda información.

Es muy útil, para empezar tu practica de testar, entender el proceso que vas a vivir. Cuando testes algo, siempre surgirán más preguntas que te ayudarán a entender lo que está implicado en lo que testas. Es un proceso intuitivo que no puedes controlar. Es inmediato: testas, recibes respuesta y enseguida se te ocurre la siguiente pregunta. Ese proceso te cambiará y mejorarás tus decisiones.

Saber quién responde, tras un péndulo o tras una bola de energía que creas entre tus manos, parece una pregunta razonable pero que no puede ser respondida con los conceptos espirituales que heredamos de la edad media.

Nos centraremos en esto en el siguiente email. Por ahora deberás aceptar, sin explicación alguna, que la única persona que está detrás del testeo, “respondiéndote”, eres tú en el futuro.

Lo sí que es vital ahora, para que empieces, es saber el por qué vas a testar algo, y esta es la base sobre la que hemos construido esta técnica, porque no puedes, en ningún caso, establecer una relación consciente con tu propia energía si no hay una intención en ello.

Esto es así porque, insisto, el testeo es una técnica. No es videncia –que es una capacidad natural– y no es canalización –que depende de “alguien” del que se recibe un mensaje–; tampoco es radiestesia –que se centra en “medir” energías externas que existen en el medio–. Testar tampoco es una capacidad heredada ni se desarrolla espontáneamente (todo este es el tema del segundo email de esta serie).

Cuando testas es porque eliges hacerlo, eres consciente de lo que haces y lo haces porque quieres. No hay motivaciones morales ni tampoco motivaciones “ocultas, místicas o de misión de vida” en ello.

Por si eres del tipo “necesito un por qué”, te voy a dar tu única razón posible: cada testeo te convertirá en mejor persona.

Crecer testando

Testar siempre es un reto personal que aguzará tu curiosidad como cualidad y mejorará tu imaginación como capacidad. Un testeo puede ser básico y sencillo o depurado y efectivo. Puede moverse desde una información muy personal a una muy general, y puede ayudarte a comenzar, completar o terminar una información sobre cualquier tema.

Al testar irás afinando tu intención, que es la capacidad de enfocar en algo de manera clara y segura. Además, tu imaginación y tu curiosidad se potenciarán en cada paso: a más testes, más preguntas tendrás y más respuestas también, pero sobre todo, te sorprenderán los caminos que toma la energía para manifestarse desde lo que llamaremos el espacio 8D o espacio invisible, hacia el espacio visible, 3D.

Sea lo que sea que quieras testar, comienzas con tu decisión y lo defines antes de comenzar. Así que, como lo haces porque has decidido hacerlo, solo requiere de tu trabajo y de tu conocimiento, porque debes saber leer la información que encuentras –lo que mejorarás con el tiempo y la práctica–, que siempre es simbólica y no la podrás tomar nunca por cierta a la primera y deberás continuar tu testeo de manera aséptica y meditada, dejando lo testado “en cuarentena” (esto lo trataremos al completo en el tercer email).

Por esto es siempre más fácil testar cosas sobre temas que conocemos bien.

La idea es que para testar debes trabajar rápido y de forma impersonal y no engancharte jamás con una información, por muy positiva o negativa que te parezca, porque eso es solo es una idea, no es real, es energía, es información.

Lo que tienes que trabajar. Una técnica, dos vías.

Pero bueno, una vez alineadas las ideas, basta de palabrerías y vamos al tajo. Voy a mostrarte dos protocolos diferentes de testeo a la vez. Uno te servirá para cosas en las que necesitas velocidad –el péndulo– y el otro para las cosas en las que quieres profundizar –testeo con las manos–. Son la misma técnica –testeo– y se busca y se obtiene información dos maneras diferentes:

  1. Con un péndulo, el acceso a la información que es rápida pero poco profunda.

  2. Con las manos que, aunque es más lento, puedes llegar tan profundo como quieras con la información.

Rapidez: testeo con el péndulo

Con un péndulo puedes permitirte preguntar, tener una respuesta a “si” o a “no” y pasar a la siguiente pregunta y respuesta tan pronto como tu capacidad de concentración te lo permita. Con la practica puedes tomar tanta velocidad que parecerá que estás “en conexión directa” o que estás canalizando. Ni hablar. Es solo que tienes clara la técnica y que preguntas y escuchas la respuesta muy rápido.

Con un péndulo podrás hacer una pregunta a la vez y que solo tendrás un “si” o uno “no”. La capacidad de profundizar en algo no viene incluida.

Dos cosas básicas que tienes que aprender ya. La primera es que un “si” y un “no” serán tu vocabulario básico para trabajar con el péndulo y la segunda es que el péndulo o péndulos que utilices tienen que tener dos piedras, una en cada extremo. Ninguna de estas dos condiciones es negociable aquí, aunque puede que sea diferente en otras técnicas.

Profundidad: Testeo con las manos

Las manos te permiten trabajar la profundidad de una sola idea a la vez y hay que salir de un testeo para pasar al siguiente.

Se trata de crear una burbuja de energía que mantienes entre las dos manos y miras dentro de ella –como si fuera una bola de cristal–. No puedes cambiar de energía a menos que deshagas la bola primero, para luego crear otra; así que, para ver muchas cosas, es lenta. Pero para profundizar en una, es perfecta.

Aprender a resentir información, testando con las manos, es muy útil porque te enseña a mantener a “la energía-información” separada de ti. No “entras” en ella, solo la testas, con lo que evitas “meterte” en una energía que no tienes ni idea de qué va y de la que no sabes si apoya tus objetivos.

Vamos a ver la práctica en el siguiente apartado, de manera que controles los principios del protocolo antes de lanzarte directamente a ver cosas.

Protocolo de trabajo 1. Trabajar con el péndulo

Para trabajar con el péndulo, mira este vídeo primero, varias veces. Practica siguiendo sus recomendaciones, que también te paso por escrito:

Primero lo primero:

  • El péndulo debe tener al menos dos piedras, una en cada extremo y no importa cuales.

  • Para testar la piedra de uno de los extremos se sitúa en el centro de tu mano y la otra –en el otro extremo– es la que cuelga y se mueve.

  • La piedra que se mueve puede tener más más o menos cuerda, no importa.

Para comenzar, los primeros ejercicios

  • Deberás enseñar a tu péndulo con paciencia, primero a que te dé un “sí” y un “no” claros y con movimientos amplios y fuertes. Al principio puede que sean cortos, flojos y lentos y que no se vea claro que es lo que responde; simplemente pídele a tu péndulo que sus movimientos sean más claros, hasta que veas una respuesta clara.

  • Al principio tendrás que obligar el movimiento, porque esto es como enseñar a alguien a hablar un idioma nuevo. Te llevará un tiempo, ten paciencia e insiste.

Cuando controles el “sí” y el “no”

Pasa a hacer preguntas de las que conoces las respuestas, para sincronizar tu realidad con las respuestas de tu péndulo. La idea es que coincida tu realidad con la respuesta y para esto necesitas crear las conexiones que tu cabeza necesita para ponerte de acuerdo con tu inconsciente, cosa que vamos a analizar en el siguiente email, “lo que hay detrás del testeo”.

Y luego puedes lanzarte

Por último, cuando sientas más confianza en las reacciones de tu péndulo, puedes medir cuánta energía te dan las cosas dibujando tu propio medidor para, por ejemplo, saber si lo que deseas hacer en el futuro te da el máximo de beneficio.

Con este nivel de práctica ya podrás pasar, también, pasar a algo más elaborado como lo que te explico aquí:

Ver como testar lo que te interesa.

Protocolo de trabajo 2. Trabajar con tus manos

Visto los básicos para trabajar con el péndulo, vas a plantearte también trabajar sin él, con tus dos manos . Es sencillo y la práctica que quiero que hagas para ello tiene dos partes:

Primera parte del ejercicio

  1. Crea una bola de energía entre tus manos, del tamaño de un balón de fútbol.

  2. Define: ¿qué color tiene la bola? ¿de qué tamaño es? ¿qué textura tiene? ¿a qué huele? ¿suena? ¿a qué suena?

  3. Cuando termines, deshaz la bola.

  4. Empieza de nuevo, tantas veces como puedas y en cualquier lugar en el que te encuentres.

Segunda parte del ejercicio

  1. Crea una bola de energía entre tus manos.

  2. Juega con ella, como si fuera un balón o un globo, según su peso. Haz que rebote en el suelo y que vuelva a tus manos. Tírala contra la pared y trata de atraparla de vuelta o tírala hacia arriba y síguela con tu mirada hasta que vuelvas a cogerla con tus manos.

  3. Cuando termines de jugar, coge la bola entre las manos y la deshaces.

Esto hazlo muchas veces. A más lo hagas, más se adaptará tu cuerpo y más conexiones hará tu cabeza para poder entender lo que haces cuando testas. Mientras más tiempo puedas sostener el juego con tus manos, mejor será.

Es una técnica, la práctica hace la maestría.

En los ejercicios con las bolas de energía es vital que seas capaz de acompañar los lanzamientos con movimientos lo más realistas posibles, lo que hace complicado hacerlo en público. Cuando lanzas un balón de verdad contra la pared hay un esfuerzo muscular, hay un tiempo que tarda en ir hasta la pared, rebotar y volver. Cuando regresa, hay gestos que hacen tus manos, tus brazos y tus piernas, que se flexionan un poco. Imita todo, será divertido.

En los siguientes emails te daré ejercicios más complejos para trabajar con tus manos y con el péndulo, pero necesitarás controlar bien esta parte primero.

Acepta tus limitaciones

Todo esto es suficiente para que empieces, practiques o revises los básicos implícitos en tu práctica. Toma nota de lo que debes evitar:

1. Evita testar cosas que no sean tuyas o lo vas a pasar mal. Testar es una técnica de crecimiento personal –por tanto, es solo para ti–, y no una terapia –que puedas utilizar con terceros–. Respeto.

Cuando testas las cosas de otros, o los incluyes en tus testeos, te quedas con su “karma” y tus cosas empezarán a ir mal.

2. En un testeo no “entras” en ninguna energía, déjate de clichés. La energía está dentro de ti porque tú y tu cuerpo emanan de ella. Así que lo he haces, con el péndulo y con la bola de energía entre tus manos, es traer esa información a 3D.

Es como pescar: la información está dentro de ese mar de energía que eres tú, vas y la pillas con el péndulo o con las manos y la “haces visible”.

3. No confundas testar con ser vidente, canalizador o hacer radiestesia.


Promoción

Cómo pasar a una cuenta de pago

¿Te has planteado pasarte a la versión de pago?

Algunas ventajas son:

  • Ejemplos y prácticas de cómo trabajar y aplicar los protocolos.

  • Respuesta a dudas que puedas tener.

  • Encuentros presenciales para ti en los que puedes ir con compañía.

  • Descuentos en cursos y encuentros.

  • Herramientas que irás aprendiendo e integrando email a email.

  • Protocolos completos para trabajar, ordenar y potenciar tus objetivos personales.

  • Recibes toda la información por email, disponible para cuando la necesites y para siempre.

  • Muchos de los emails incluyen audio y vídeo.

Precios

  • Membresía Completa: 210 €.

  • Membresía Anual: 84 €.

  • Membresía Mensual: 7 €.


Las actualizaciones informáticas y este boletín

Las empresas de correos, todas, actualizan sus programas incluyendo nuevos filtros de seguridad. Por eso, en algún momento puede que no puedas encontrar el boletín. No es tu culpa.

Si te sucede, revisa la carpeta de correo no deseado, “spam”. Si está allí marca este correo como "no es spam"; también puede que “Energética en tu email” pase a la pestaña “Promociones”.

Acceso al boletín en la Web

Cómo ver mensajes anteriores

Recuerda que siempre puedes ver todo el contenido al que tienes acceso en el sitio web del boletín en Substack y para entrar en tu cuenta puedes ver este email, que te explica como hacerlo.

La seguridad de tu correo

El email desde el que se envía este boletín es daveflores@substack.com, tenlo en cuenta porque nunca te enviaré ningún email para pedirte información, de ningún tipo.

Puede ser útil crear este email como contacto, por ejemplo, llámalo “Boletín de David” para que sea más fácil identificarlo por si alguien utiliza otro email parecido como trampa para meterse en tu correo.